Comprometido con la protección de la naturaleza, Philippe Pastor ha desarrollado a través de su trabajo una visión personalizada de la naturaleza, traduciendo las interacciones del hombre con el planeta. El artista utiliza materiales vivos y los transforma haciendo del tiempo y de su entorno inmediato un aliado; mezcla tierra, pigmentos, minerales y plantas de todo tipo, representando así su visión de la vida, la destrucción del medio ambiente y el papel del hombre en la sociedad.